Saldívar evita el escándalo


Y tuvo que ser, ¡otra vez!, el aspirante. El que confirmaba alternativa en Madrid. El más nuevo. Tuvo que ser Arturo Saldívar quien evitara el escándalo del día del Patrón. Contento estará San Isidro con la ofrenda tan asquerosa de toros que le han hecho en una fecha tan señalada. Toros por debajo del nivel de Madrid o de una plaza decente. Corrida muy chica y es que si sólo tienes una corrida para Madrid -parece ser que la del día 18 viene más fuerte según Álvaro Núñez- no te inventes la segunda. Pero claro, las figuras, figuras son. Imponen una corrida inventada, que no existe en el campo para venir a Madrid. Que suena la flauta y embiste eso que te llevas, que se cae y sale sin casta culpa del toro.

Pero el crédito se está acabando y la paciencia agotándose de quien sigue esperando una faena de Morante. Jose Antonio que con un par de verónicas, dos trincherillas y una composición de figura cree que vale. Encima se le ve sin recursos y cansado. En mala forma física para estar delante de un toro vamos. Y el de la Puebla sigue dejando que le elijan los toros. Curro Vázquez y cía siguen rebuscando en el campo corridas justas en todo para ver la expresión más justa de Morante. ¿Tanta reunión para qué? Una figura por respeto al público, a su profesión y a la decencia del hombre no debería permitir que los Cuvillos que salieron ayer por toriles pisen una plaza.

Talavante sigue sin encontrarse. Centró atenciones con la forma tan quiete de comenzar las faenas pero cuando se puso a torear la cosa cambió. Qué más dará si sus toros fueron malos o buenos. Que más da si el tercero embestía aunque no tenía plaza. Da igual que el sexto durara dos tandas e importa poco que no se hiciera con él Talavante. A esas alturas da igual.

El único que salvó la tarde fue el mejicano. Ambición, entrega, saber estar y jugándosela de verdad. Fría la gente en su primero que echaba la cara arriba y le pasaba el pitón en cada remate por la cara. La misma cara que no volvió Saldívar en ningún momento. Gusto y gracia para torear al toro de la confirmación. Las manoletinas finales muy ajustadas sí levantaron al público quien tímidamente pidió la oreja. Desprendida la espada saludó una ovación tras la petición. Y hasta el sexto tuvimos que esperar para ver entrega y disposición. Para sentir un “aquí estoy yo”. Y esas fueron sus armas. La disposición y el valor de intentar imponerse a sus oponentes. Quizás por eso Madrid te hace grande. Cuando ve que uno se quiere hacer grande delante de los que ya lo son y luchan cada día por hacerse pequeños.

5ª de Feria. Lleno de “No hay billetes”. Toros de Núñez del Cuvillo. Desiguales de presentación. 1º y 4º se salvan de la quema. El resto por debajo del minimo exigido. El 2º encima feo. De poco juego y poca casta. Más manejables 1º y 6º. El 5º con motor dos tandas se paró. Le faltó fuerza a la corrida que fue muy mal lidiada.

Morante de la Puebla (verde esperanza y oro): silencio y silencio tras aviso.

Alejandro Talavante (blanco y plata): silencio en ambos.

Arturo Saldívar (obispo y oro), que confirmó: ovación con saludos tras petición y ovación con saludos.

Anuncios

Una respuesta to “Saldívar evita el escándalo”

  1. no puedo etar más de acuerdo, ya esta bien que desde dentro seamos los que vamos en contra de la feria, MORANTE ES UN ARTISTA, pero hay que cuidar la fiesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: