1ª de Abono en Valdemorillo


Victor Barrió el mano a mano

La fórmula de abrir los carteles con un rejoneador es un arma de doble filo. Ayer en Valdemorillo fue un tostón. Lo primero porque no es el mejor cartel para reaparecer tras un año entero de ausencia como le ocurrió a Álvaro Montes. Lo segundo que jugárselo todo a un sólo novillo da poco pie al triunfo y más si es un inválido como resultó ser el de M. Tabernero. Lo tercero que al ser el único caballista no hay ningún tipo de competencia, la única la competencia consigo mismo, que ni por casualidad apareció en Valdemorillo.

Si lo que se pretende con esta fórmula es calentar al público Juan del Álamo toreó a su lote con un público frío. El calor lo puso Victor Barrio sorteando los dos mejores novillos de un encierro, con calidad pero justo de juerzas, de José Cruz. Tanto el quinto como el séptimo brindaron a Barrio la oportunidad de mostrar la calidad y la clase que tiene toreando. Con una oreja en el esportón aprovechó las buenas embestidas por el pitón derecho que le ofreció el quinto. El que cerró plaza entendía a izquierdas y llegó la profundidad en los naturales del segoviano. Muy vistoso en quites toda la tarde, variado y con gusto en gaoneras, navarras, verónicas…Victor Barrió lo tuvo todo a favor. Tiene gusto y está seguro de sí mismo. En este duelo en la cumbre de los dos novilleros con mayor proyección era consciente de la responsabilidad y no se conformó en ningún momento de la lidia. Con tres orejas se fue a porta gayola en el séptimo. Los olés más profundos llegaron el que cerró plaza donde Barrio se rompió al natural. Cinco orejas que le convierten en el primer triunfador del abono.

La parte negra de la bonita película es Juan del Álamo. Con vistas a la alternativa se le ve muy hecho, muy torero en muchos pasajes de la lidia, con la cabeza muy bien puesta. Apostó hasta en la más mínima oportunidad de un lote imposible. El primero inválido, el sobrero de Tomás Entero soso y sin ninguna clase no dieron opción. Llegó el sexto y del Álamo no quería que se le fuera la tarde. Recibió de rodillas con una larga para estirarse a la verónica. Cortó una oreja tras una faena con pasajes de interés que no llegó a romper.Otra cosa hubiera sido del mano a mano si Juan del Álamo hubiera sorteado algún toro apto para el lucimiento. El marcador hubiera sido otro.

——

1ª de abono. Tres cuartos de entrada. Un toro para rejones de M. Tabernero, sin fuerza. Cinco toros de José Cruz (uno más devuelto) bien presentados con calidad aunque justos de fuerza. Mejores 5º y 7º. Un sobrero de Tomás Entero, feo y soso.

Álvaro Montes, que reaparecía: división al saludar.

Juan del Álamo (lila y oro): silencio, silencio tras aviso y oreja.

Victor Barrio (grana y oro): oreja tras aviso, dos orejas y dos orejas con minoritaria petición de rabo.

Saludó en banderillas Miguel Martín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: