Flores con olor a México


Como sucediera el domingo también méxico estuvo presente en la novillada del lunes. En el cartel más internacional del ciclo con un mexicano, un frances y un español. Como en los chistes. Pero no hubo nada de broma. Todo muy de verdad y todo muy en serio.

Lo mejor de la tarde llevó olor a tequila. Como si los mariachis más reconocidos hubieran animado la actuación de Sergio Flores. Un novillero que sabe lo que quiere ser y sobre todo, y más importante, sabe lo que tiene que hacer para conseguirlo. Sabe cuál es el camino y no da un paso atrás en su lucha. En su deseo de llegar a esa meta que pelea. Con gusto y valor planteó la faena al segundo de la tarde. El colorado de Montelato fue un buen novillo que permitió momento de lucimiento cuando Flores pasaba por momentos de lucidez. Con la cabeza y el corazón puestos en la faena se volcó en las buenas embestidas del utrero para convencer a Madrid. La estocada terminó de convencer a los críticos. A todos menos a uno. A un presidente insensible y sin criterio que se pone chulo y exigente cuando no son figuras. Cuando son novilleros que se dejan la piel ahí es cuando nos ponemos exigentes. Cuando se aprueba una novillada seria y fuerte como la de Montealto, mucho mayor que unos cuantos toros lidiados en el San Isidro de 2011, ahí si nos ponemos exigentes. Olé los cojones de uno y de otro. Pero me quedo con los de Sergio Flores porque los enseña desde el principio y con el bueno y con el malo.

El francés Thomás Dufau saludó dos ovaciones muy fuertes, en parte, por lo buen estoqueador que indicó ser. Tambien con ganas y el oficio aprendido sacó partido a la mansedumbre de sus dos oponentes. Al igual que López Simón que tuvo que lidiar con el peor lote.

Ambos estuvieron por encima de sus novillos-toros y se ganaron el respeto y el reconocimiento de Madrid. Al igual que el picador Tito Sandoval que tras una caída sujetó muy bien al toro en el segundo encuentro. Ovación merecida y bien reconocida por los del tendido.

Quedan mexicanos en el abono. Pero los olores van llegando. Saldívar, Garibay y ahora un novillero como Segio Flores. Puede volver a florecer el espíritu del toreo dulce de México en España. Por ganas de ellos no será, desde luego, pero San Isidro y Madrid se va impregnando cada día de olores nuevos, frescos, de olores de México.

14ª de Abono. Tres cuartos largos de entrada. Novillos de Montealto. Muy bien presentados, con hechuras de toros algunos. Mansos en general pero manejables. El mejor el 2º, un buen novillo. El peor el 4º, con peligro.

Thomas Dufau (marino y oro): saludos tras aviso y saludos.

Sergio Flores (celeste y oro): saludos tras petición mayoritaria de oreja y palmas.

López Simón (blanco y oro): saludos y silencio.

Incidencias: En el segundo novillo fue ovacionado el picador Tito Sandoval

Anuncios

2 comentarios to “Flores con olor a México”

  1. Me ha sorprendido gratamente el mexicano Flores. Puede ser el resurgir de torero de allá en España. Esperemos que asi sea.

  2. La petición era mayoritaria y la espada fue buena. Si se sigue subiendo el nivel de exigencia para novilleros mal vamos. Y más cuando la presentación de los novillos es mayor, en algunos casos, que muchos toros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: