BUENA IMPRESIÓN DE JIMÉNEZ FORTES


Tras la semana con calor los aficionados en Las Ventas volvieron a lucir chubasquero para la cuarta novillada del año. La lluvia volvió a ser protagonista de un festejo en el que los novillos de Nazario Ibáñez aportaron mucho a la tarde. El peor lote se lo llevó Luis Miguel Casares que nada pudo hacer ante el soso primero ni tampoco con el manso cuarto. Las palmas de ambos toros fueron a parar a Jimenez Fortes que no perdonó un sólo quite. Por chicuelinas de mano baja ante el sin gracia primero y algo menos lucidas en el cuarto con revolcón incluido. Poca variedad, eso sí, pero ganas muchas.

Ya en su lote se encontró con un primero rozando la invalidez que hizo segundo con el que estuvo por encima de las condiciones. Pecó de alargar la faena. En quinto era el novillo de la tarde al que recibió con unas verónicas muy toreras Saúl Jiménez Fortes. Se arrancó muy de lejos en el caballo y lo picaron horriblemente mal. Pese a ello el Nazario se volvió a arrancar con alegría. Era pronto y tenía buen son en la embestida. Empezó bien la faena Jimenez Fortes dándole distancia. Se equivocó, tal vez, en ir acortando la distancia entre ambos y citando más de cerca. En lugar de dejarlo en los medios fue cerrándole poco a poco a los medios. Destacaron un par de naturales largos y algún muletazo a derechas sin terminar de romper. Vuelve Fortes, por méritos propios en el ruedo, a San Isidro. Apunta maneras. La ovación al toro en el arrastre fue la más fuerte de la tarde.

Cerraba cartel Raúl Rivera, nuevo en Madrid. Ya les gustaría a muchos debutar así. Vistoso en banderillas fue alcanzado en el tercer par de dentro a fuera, y es que cuando se clava en la misma cara los riesgos son evidentes.

El tercero de la tarde fue el más manejable de la primera parte. Mejor por el izquierdo tardó Rivera en citar por ese lado. Detalles con la mano izqueirda donde el toro iba más largo. Falló repetidas veces con los aceros. El sexto también tuvo opciones. Este alumno aventajado de la Fundación El Juli banderilleó con más clase al que cerró plaza. Incluso un par al violí, con los rehiletes por encima de la cabeza, clavando en la cara. Apunta maneras Raúl Rivera que dió una vuelta al ruedo tras petición de sus familiares de una oreja que quedó cerca pero que no era el momento.

Apuntan maneras Fortes y Rivera, quien sabe, alguno de estos novilleros, puede ser o mejor dicho, esperemos que sea, el futuro de la fiesta.

 

Madrid, Las Ventas. 4ª Novillada de la temporada. Un cuarto de plaza en tarde lluviosa.

Se han lidiado seis novillos de Nazario Ibáñez. Desiguales. Destacó el 5º muy bueno, ovacionado en el arrastre. Manejables 3º y 6º. Soso el primero, inválido aunque con clase el 2º y manso el 4º.

Luis Miguel Casares: silencio y silencio tras aviso.

Jimenez Fortes: silencio y palmas tras aviso en ambos.

Raúl Rivera: silencio tras aviso y vuelta al ruedo tras aviso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: