PARA SALIR DE LA CRISIS…


En tiempos de crisis todo el mundo lucha por no caer dentro de ella y evitar ser una pieza más de esta frenética recesión que sufre el país. Para ello, multitud de soluciones. Los grupos editoriales venden edificios día y noche, en fútbol, los equipos promocionan todas las equipaciones para que los aficionados compren camisetas a granel, las cadenas de televisión reinventan programas para que los consumidores traguen publicidad por un tubo y las empresas despiden empleados para abaratar gastos. ¿Creían que el mundo del toro iba a ser menos? Evidentemente no, el mundo del toro también se suma al carro del despropósito para salvar el cuello. A parte de las lamentables combinaciones de los empresarios en la grandes ferias, por el miedo a la taquilla vacía, ahora se puede apostar por los triunfadores de la feria de San Isidro. Como en las carreras de caballos…aunque en el hipódromo con llegar primero que nadie te alzas con la victoria.

En los toros es diferente. Hasta donde yo sabía, la calidad se anteponía a la cantidad. ¡Qué equivocado estaba! Leyendo las bases del concurso, lanzado por burladero.com, prevalece el número de orejas. Cada apéndice del toro vale cinco puntos, las vueltas al ruedo tres, y por si fuera poco, las ovaciones que recoge el torero están dotadas con un punto. Teniendo en cuanta que la primera oreja la da el respetable, sólo es necesario llenar la plaza con vecinos para salir victorioso, eso por no hablar de la vuelta al ruedo, ya que muchos espadas oyen campanas y no saben donde, es decir, oyen palmas, preparan el capote y a recoger flores y mantones del ruedo.

Esta prostitución del mundo del toro, del arte taurino, de lo bueno y lo especial tiene que llegar a su fin. Basta ya de sacar tajada de todo. Naturalmente el premio tiene su gancho, y menudo es…nada más y nada menos que dos entradas para la encerrona de José Tomás en Barcelona el 5 de julio, palabras mayores.

Para obtener el galardón es muy fácil, como en Gran Hermano, sms al 7766 con la palabra triunfador seguido del nombre del torero. Pero si un torero pincha la faena, después de que en el cielo retumben los olés, como le pasó a Morante en Sevilla, no sería triunfador, serían esas dos orejas de Talavante, pedidas por todo Badajoz, las que obtendrían el premio… una faena de dos orejas, sí, pero de banal importancia…

Pero ya se sabe, la pela es la pela, y para salir de la crisis, todo negocio es bueno, aunque sea a costa de manchar el nombre de la fiesta…Esto es peor que la gripe del cerdo, mucho peor, porque esto se veía venir y no se quisieron poner medidas. Porca miseria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: